Los Fallecidos También tienen Derechos.

Ideas principales

Las personas tienen derechos que trascienden a su fallecimiento, estos derechos se pueden llamas post mortem de la persona y son;

_Cumplimiento de la voluntad del destino de sus propiedades

_Tratamiento decoroso de su cuerpo y restos

_Respeto a la honra

_Reconocimiento a su personalidad jurídica

   Los responsables de la procuración de los derechos post mortem:

_La propia persona.- debe responsabilizarse de prever y proceder legal y administrativamente para el cumplimiento de su voluntad relativa al destino de sus propiedades.

Los deudos.- Hacer cumplir los servicios funerarios y religiosos cuando así corresponda, acatar la voluntad testamentada. Procurar el tratamiento decoroso del cadáver, cuidar el respeto a su honra y promover ante la autoridad pública las sanciones cuando hubiese algún agravio.

El estado.- Responsable de establecer y mantener las instituciones necesarias para garantizar la permanencia de la persona jurídica, facilitar el cumplimiento de la voluntad, el tratamiento decoroso de su cadáver, restos y el respeto a su honra.

 

Asociaciones religiosas.- Realizar los eventos religiosos de acuerdo con la fe del difunto.

La sociedad.-Crear una cultura que promueva la conciencia viva el respeto y garantice estos derechos.

Los derechos post mortmem son:

Derecho a heredar: Recurrir a los instrumentos legales para cumplir la voluntad de heredar propiedades materiales intelectuales y morales. Consentimiento libre y concierte para disponer de sus órganos con fines médicos o de investigación científica, siempre de manera decorosa y confidencial.

El estado debe ofrecer un sistema jurídico que garantice el derecho de la persona sobre su material e información orgánica. En ningún caso la autoridad pública podrá donar cadáveres o restos humanos para estudios, investigaciones o experimentación sin el consentimiento expreso de la persona fallecida o sus deudos.

Derecho al respeto de su honra. A los servicios funerarios, servicios religiosos de acuerdo con la fe que se tuvo en vida, a que la ley castigue a quien ultraje la tumba o los restos a que la ley castigue a quien difame o desvirtué dolorosamente la honra.

Derecho al tratamiento decoroso del cadáver y los restos. A un tratamiento decoroso de su cadáver y restos, así como de su honra. Que previo a la inhumación o cremación del cadáver o los restos, estos sean tratados de manera respetuosa, a un entierro individual con los ritos de la religión que profeso, así como disponer de los datos necesarios para la identificación de la tumba, urna o destino final.

Derecho a la personalidad jurídica. A un certificado médico que especifique las causas del fallecimiento, a un certificado de defunción con la información del lugar y el momento del fallecimiento, al registro del destino de los restos con posterioridad a la inhumación: exhumación, traslado, re inhumación, o cremación, al traslado del cadáver, repatriación e internación.

Deberes del estado con las personas fallecidas:

*sobre la herencia.- Ofrecer un marco jurídico que establezca las condiciones para poder heredas bienes tangibles e intangibles, donación de órganos e información genética.

*sobre servicios religiosos.- Promover el derecho a la libertas religiosa y brindar a los deudos, asociaciones religiosas y ministros de culto las facilidades necesarias para dar cumplimiento.

*sobre seguridad social.- Proveer suficientes salas de velación, hornos crematorios, criptas y cementerios civiles ofrecidos de manera gratuita o por un pago subsidiario, de modo que nadie por falta de dinero quede privado de servicios funerarios.

*sobre respeto a la honra.- Al estado le corresponde el marco legal y las instituciones para garantizar que los deudos o una autoridad competente puedan entablar una demanda contra quien ultraje el cadáver, los restos, la tumba o injurie la memoria de la persona fallecida.

COMENTARIO FINAL

Aunque se cuenta con marco legal los derechos post mortem no se ejerce ninguna regulación y sanción para el trato indecoroso y mala atención a la que frecuentemente se enfrentan las personas fallecidas y sus deudos. Los funerarios son actores principales en el cumplimiento de estos derechos, ya que son quienes se encargan de los tramites y gestoría asegurando el cumplimiento del derecho a conservar la personalidad jurídica, y atienden y coordinan a todos los aspectos del servicio funerario que conlleva el cumplimiento del derecho al tratamiento decoroso del cadáver y los restos. GM